Skip to content


Disfunción cráneo vértebro mandibular

El maxilar inferior y el cráneo se unen mediante la articulación témporo mandibular (ATM), que está formada por músculos, huesos, ligamentos y nervios.

Es fundamental para:

  • Abrir y cerrar la boca
  • Comer
  • Hablar
  • Respirar

La combinación de bruxismo (rechinar los dientes) o briquismo (apretar demasiado los dientes), malposición dentaria y estrés, forma un círculo vicioso que puede dar lugar a una disfunción en la articulación témporomandibular.

SINTOMATOLOGÍA DE LA DISFUNCIÓN DE LA ARTICULACIÓN TÉMPOROMANDIBULAR

  • Dolor de cabeza
  • Dolor y contractura en el cuello
  • Dolor o laxitud en los músculos de la mandíbula
  • Dificultad para abrir o cerrar la boca
  • Ruido al abrir o cerrar la boca
  • Dolor de oídos sin infección
  • Zumbido en los oídos
  • Vértigos o mareos
  • Neuralgia

Cuando se desencadenan los síntomas, se agrava el estrés. Eso empeora la disfunción y la malposición dentaria. El paciente ejerce mayor bruxismo/briquismo y aumenta el dolor.

ZONAS DE DOLOR

ZONAS DE DOLOR

Estas molestias pueden presentar dificultad para el diagnóstico y confundirse con alguna otra patología, haciendo que muchos pacientes consulten diversos especialistas antes de ser diagnosticados.

Otros, piensan que no tienen cura y se acostumbran a vivir con el dolor.

.

.

Es necesario romper ese círculo. Para lograrlo, una vez realizado el diagnóstico, el tratamiento inmediato consiste en el uso de un guarda oclusal que se fabrica a partir de medidas específicas para la necesidad de cada paciente.

El uso del guarda oclusal con los ajustes que se le van realizando durante el tratamiento proporciona el equilibrio dental necesario para estabilizar la articulación témporomandibular.

A largo plazo, es conveniente hacer un tratamiento ortodóncico para colocar todos los dientes en sus posiciones óptimas.

Además, se recomienda llevar a cabo actividades como yoga o tratamientos coadyuvantes como kinesiología para llevar el estrés a un nivel mínimo.

.

.

El tratamiento debe ser integral, y puede también incluir:

  • Distensión de los músculos afectados
  • Medicación
  • Masajes
  • Cambio en los hábitos alimenticios
  • Corrección de la postura
  • Fisioterapia
  • Láser terapia
  • Uso de guarda ortopédica intraoral
  • Técnicas de relajación

Regresar